POR QUÉ LEER

•Leer y escribir no pueden ser un lujo ni una obligación, sino una necesidad fundamental, una condición sin la cual es imposible que una sociedad ingrese realmente a una democracia participativa
Silvia Castrillón, directora de Asolectura

* Las lágrimas que derramé en el pasado,se han convertido en lluvia que riega suavemente mi jardín de hoy.

Thich Nhat Hanh

lunes, 5 de mayo de 2008

POR DEBAJO CORRE EL AGUA


Mayo 1 de 2008

Por : Agustin Valle Martinez


Elemental. Así podríamos catalogar las conclusiones a las cuales cualquier transeúnte desprevenido llega luego de observar lo acontecido con el proyecto “El Banco, Ciudad futuro”.Y es que lejos de las reiteradas quejas de los comerciantes afectados y sus anuncios de acciones legales, de las acusaciones de contratistas hacia la empresa “Operagua” por demoras en los trabajos de acueducto y alcantarillado, y de las denuncias de ésta por los cambios en los diseños, es decir, lejos de este juego de Tongo le dio a Borondongo, Borondongo le dio a Bernabé,... se esta dejando de lado una discusión muy importante y trascendental para nuestro Banco Magdalena.Hoy. Pleno siglo XXI, cuando existe preocupación mundial frente a los efectos de la contaminación sobre el medio ambiente; cuando existen tratados internacionales y leyes nacionales de protección a éste, cuando, por ejemplo, el Código Nacional de los Recursos Naturales Renovables CNR ( Decreto 2811 de 1974), establece que “el ambiente es patrimonio común, el estado y los particulares deben participar en su preservación y manejo”, y que “para manejo de residuos … se utilizarán los mejores métodos, de acuerdo con los avances de la ciencia y la tecnología, para la recolección, tratamiento, procesamiento o disposición final”; y cuando además se ha establecido en el Plan Básico de Ordenamiento Territorial PBOT 2001- 2009 la necesidad de un Plan Maestro de Acueducto y Alcantarillado, que permita conservar y proteger los recursos naturales mediante el establecimiento de plantas de tratamiento para aguas residuales, y donde además se prohíbe terminantemente que en adelante se viertan directamente aguas negras en ciénagas y ríos; esta pasando que, frente a nuestras narices se transgreden todas las normas, preceptos y leyes de la lógica común.No se explica, como a pesar de los anuncios de los diseñadores y ejecutores del proyecto y de la empresa Operagua de iniciar las obras del Plan Maestro de Acueducto y Alcantarillado antes de colocar las placas de concreto, ahora se observa que no existen señas del mencionado Plan, simplemente las aguas residuales seguirán yendo al maltratado Rio Magdalena. No hay de Planta de Tratamiento, no se observa el establecimiento de Alcantarillado combinado que permita el drenaje de aguas residuales y aguas lluvias, y lo peor, para el nuevo alcantarillado se están utilizando tubos de cemento de ocho pulgadas (8”), cuando los que tiene instalado desde hace más de 30 años son de doce (12”).
Esto no es solamente grave, sino que lo es en extremo, si se tiene en cuenta que ya desde 2001, en el PBOT se estableció que “Se observa una deficiente infraestructura de alcantarillado para el transporte de aguas negras… con tuberías de una dimensión máxima de Doce pulgadas (12”), en las redes de recolección y con un promedio de servicio de 30 años aproximadamente…
El alcantarillado presenta grandes deficiencias ya que no tiene la suficiente capacidad de evacuación de aguas negras, y esto agregado a que no hay un sistema complementario de desalojo de aguas lluvias se dan taponamientos y por esta razón el desbordamiento de aguas lluvias como las aguas negras, generando problemas de salubridad y de deterioro de las calles”.(sic)Reitero, con las 12 pulgadas de los tubos actuales, se pudo establecer según estudios de hace 8 años que “El alcantarillado presenta grandes deficiencias ya que no tiene la suficiente capacidad de evacuación de aguas negras…”, es decir, ahora que el municipio de El Banco cuenta con más habitantes, que la calle séptima ha tomado un papel más relevante dentro del área comercial, que se han construido más edificaciones con tendencia horizontal, y que estamos (por obra y gracia del puente sobre el Cesar y la pavimentación de vías) ad portas de convertirnos en una localidad más desarrollada y habitada, contaremos no sólo con un mal servicio de alcantarillado, sino con uno peor.Ahora bien, al disminuirse la capacidad actual de los tubos, se disminuye el flujo de evacuación y, teniendo en cuenta que este sufre de constantes desbordamientos, es fácil prever que la calle séptima se deteriorará con facilidad, y muy seguramente, en el afán de destaponar el nuevo y endeble sistema de alcantarillado que se esta enterrando, se romperán las nuevas placas, dando al traste con el proyecto “El Banco, ciudad futuro”, lo cual significa que todo el esfuerzo por mejorar las condiciones de la Calle séptima se verá reducida a residuos líquidos, sólidos y gaseosos esparcidos por toda su superficie, es decir que el valor del proyecto: Mil novecientos Millones de pesos ( que ya deben superar los dos mil), se verán reducidos a pura y física mierda.Si los trabajos del Plan Maestro de Acueducto y Alcantarillado, son la razón de ser y único objetivo del contrato de concesión de la empresa Operagua, cabe entonces preguntarse: Existe un Plan Maestro de A y A?, Dónde está el moderno sistema de disposición final de residuos?.
Desconocemos realmente las dimensiones de los tubos a utilizar en el proyecto aquí aludido, por ello, desde esta tribuna hacemos un llamado a la comunidad en general, a la personería municipal y a los demás entes de control, para que se tomen las acciones pertinentes para evitar que esta situación continúe, pues de ser así, solo nos quedará decir como decían los abuelos: "El Banco, terminará en banqueta".

Poemas

Etéreos


La piel se hizo etérea
Y escaparon al cielo nuestras ansias
Que saciándose hasta el tope
Contemplaba al creador mismo
Entre un ejército de ángeles
Deseosos de ser mortales.

.

Agustin Valle Martinez



No vuelvas


No vuelvas a encender la hoguera
Si no te calientas en ella
Ni vuelvas a preguntar
Si estoy herido
Si no vas a socorrerme.

Alvaro Herrera Pino

Quienes somos?

La tribu es esencialmente un grupo de amigos, una cofradía amante de la literatura, que han creado espacios para incentivar la lectura crítica y la escritura creativa en el municipio de El Banco, Magdalena, Colombia.

Desde sus inicios como grupo organizado, La Tribu ha desarrollado varios proyectos de tipo literario, inicialmente se constituye como un grupo de de tertulia literaria, a raíz de la convocatoria de la Fundación para el fomento de la Lectura, Fundalectura en el año 2004, ese mismo año saca a la luz su primera obra, un colectivo literario llamado Antología de Poemas y Cuentos, esa obra fue publicada con el apoyo de la casa de la Cultura y la Alcaldía Municipal de El Banco, por ello se distribuyó de manera gratuita en las Instituciones Educativas y se remitió a las Casas de la Cultura y Bibliotecas Públicas de la Región.
Hasta hoy ha publicado con mucho esfuerzo dos antologías, varias revistas o fascículos, participado en varios eventos culturales como el festival de la Cumbia y actividades como Cine al Parque, actualmente desarrolla el Taller Literario " La Tribu" en Instituciones Educativas de educación Secundaria y Superior

La Tribu en sesión

La Tribu en sesión
Los miembros de la Tribu en desarrollo del Taller Literario

Obras Públicadas

Obras Públicadas
"Antología de Poemas y Cuentos" y Cinco Poetas banqueños" son las obras literarias de autores banqueños publicados por La Tribu

El Cuento

Cuento

El cuento es una narración breve, oral o escrita, en la que se relata una historia tanto real como ficticia. Además de su brevedad, el cuento tiene otras características estructurales que lo diferencian de la novela, la frontera entre un cuento largo y una novela corta no es fácil de definir.
En lengua castellana, la redacción de cuentos es una especialidad de América, en contraposición a la especialidad española en filología y realismo.

Que es el cuento? (Rolando Sifuentes)

El cuento es una narración ficticia que de por sí constituye una unidad, no importa cuan corta sea, no es un sub género de la novela.El cuento tampoco es algo muy moderno, viene desde muchos siglos atrás.El ser humano siempre ha necesitado decir historias para expresar sus anhelos y sus penurias. Al comienzo se hizo oralmente, luego, por el año 3500 A.C., los hijos del faraón Cheops, narraron las historias de su padre en papiro.En el antiguo testamento también encontramos cuentos, aunque no se les llame cuentos, pues fueron escritas con el propósito de transmitir ejemplos morales y principios religiosos. Algunas de estas historias se encuentran en el Libro de Ruth, en el de Jonás, Tobit y algunos otros más.

Los Primeros Cuentos

Las primeras narraciones que se conocieron en Europa llegaron del Oriente a comienzo de la edad media. Estos cuentos fueron conocidos como "Historias Arabes" de autor o autores anónimos. Esta gran obra tiene de un gran cuento: la historia de Gerenarda y el sultán; y dentro de ese cuento estan engarzados una serie de otros cuentos entre los que se encuentran "Las Mil y Una Noche", "Simbad el Marino", "Ali Baba y los Cuarenta Ladrones" y otros.Otra colección de cuentos aparecida por esa época fue "El Decameron" de Giovanni Bocaccio (1313-75). Esta obra consta de más de cien historias contadas con un estilo pícaro y licencioso ambientadas en la Italia central.A Bocaccio lo siguió Geoffrey Chaucer (1340-1400), quien escribió cerca de 17,000 líneas en verso sobre historias muchas de ellas licenciosas, conocidas como "Los Cuentos de Canterbury". A pesar de que estas historias fueron escritas en verso, ellas no son consideradas como tal sino como cuentos ya que estan más acorde con los enunciados de Aristóteles en su Poética En la América pre-hispánica también tenemos algunas joyas literarias dignas de mencionar. Por aquella época floreció el cuento oral que se transmitía de generación en generación. Estas hostorias sufrieron algunas alteraciones cuando llegaron los españoles quienes introducieron en ellas algunos elementos de la fe católica. Una de las pocas historias que se salvaron de esta mixtura fue Popol Vuh, Historias del Quiché.

El Cuento Moderno

La modernización del cuento empezó a mitad del siglo XIX, cuando Edgard Allan Poe (1809-49), escribió sus "Narraciones Extraordinarias"; una colección de cuentos de corte atmosférico, especialidad del autor y que causó terror en sus lectores.A Poe lo siguieron Nicolai Gogol (1809-52), Guy de Maupassant (1850-93) y Antón Chejov (1860-1904). Este último fue un verdadero maestro. Muchos de sus cuentos fueron enfocados desde un ángulo objetivo mientras que el ángulo preferido de la mayoría de autores era y sigue siendo el ángulo (punto de vista) del autor, subjetivo y omnisciente.En Latinoamerica también surgió un gran autor de cuentos cortos: Ricardo Palma (1833-1919), cuyas narraciones son conocidas como "Tradiciones Peruanas". Estas tradiciones estaban basadas en hechos historicos a los cuales Palma les aumentaba algo de su imaginación. Su estilo era anecdótico, ameno y con una gran dosis de humor y sátira hacia la sociedad de entonces.

SOBRE LA NOVELA Y EL CUENTO CORTO

La diferencia entre un relato corto y una novela reside en lo siguiente: un relato corto puede tratar de un crimen; una novela trata del criminal, y los hechos derivan de una estructura psicológica que, si el escritor conoce su oficio, habrá descrito previamente. Por consiguiente, la diferencia entre un relato corto y una novela no es muy grande; por ejemplo, La larga marcha, de William Styron, se ha publicado ahora como "novela corta", cuando fue publicada por primera vez en Discovery como "relato largo". Esto significa que si lo leen en Discovery están leyendo un relato, pero si compran la edición de bolsillo van a leer una novela. Con eso basta.
Las novelas cumplen una condición que no se encuentra en los relatos cortos: el requisito de que el lector simpatice o se familiarice hasta tal punto con el protagonista que se sienta impulsado a creer que haría lo mismo en sus circunstancias... o, en el caso de la narrativa escapista, que le gustaría hacer lo mismo. En un relato no es necesario crear tal identificación, pues 1) no hay espacio suficiente para proporcionar tantos datos y 2) como se pone el énfasis en los hechos, y no en el autor de los mismos, carece realmente de importancia -dentro de unos límites razonables, por supuesto- quién es el criminal. En un relato, se conoce a los protagonistas por sus actos; en una novela sucede al revés; se describe a los personajes y después hacen algo muy personal, derivado de su naturaleza individual. Podemos afirmar que los sucesos de una novela son únicos, no se encuentran en otras obras; sin embargo, los mismos hechos acaecen una y otra vez en los relatos hasta que, por fin, se establece un código cifrado entre el lector y el autor. No estoy seguro de que esto sea especialmente negativo.
Además, una novela -en particular una novela de ciencia ficción- crea todo un mundo, aderezado con toda clase de detalles insignificantes..., insignificantes, quizá, para describir los personajes de la novela, pero vitales para que el lector complete su comprensión de todo ese mundo ficticio. En un relato, por otra parte, usted se siente transportado a otro mundo cuando los melodramas se le vienen encima desde todas las paredes de la habitación... como describió una vez Ray Bradbury. Este solo hecho catapulta el relato hacia la ciencia ficción.
Un relato de ciencia ficción exige una premisa inicial que le desligue por completo de nuestro mundo actual. Toda buena narrativa ha de llevar a cabo esta ruptura, tanto en la lectura como en la escritura. Hay que describir un mundo ficticio totalmente. Sin embargo, un escritor de ciencia ficción se halla sometido a una presión más intensa que en obras como, por ejemplo, Paul's Case o Big Blonde, dos variedades de la narrativa general que siempre permanecerán con nosotros.
En los relatos de ciencia ficción se describen hechos de ciencia ficción; en las novelas de este tema se describen mundos. Los relatos de esta colección describen cadenas de acontecimientos. El nudo central de los relatos es una crisis, una situación límite en la que el autor involucra a sus personajes, hasta tal extremo que no parece existir solución. Y luego, por lo general, les proporciona una salida. Sin embargo, los acontecimientos de una novela están tan enraizados en la personalidad del protagonista que, para sacarlo de sus apuros, debería volver atrás y reescribir su personaje. Esta necesidad no se encuentra en un relato, sobre todo cuanto más breves sea (relatos largos como Muerte en Venecia, de Thomas Mann, o la obra de Styron antes comentada son, en realidad, novelas cortas). De todo esto se deduce por qué los escritores de ciencia ficción pueden escribir cuentos pero no novelas, o novelas pero no cuentos; todo puede ocurrir en un cuento; el autor adapta sus personajes al tema central. El cuento es mucho menos restrictivo que una novela, en términos de acontecimientos. Cuando un escritor acomete una novela, ésta empieza poco a poco a encarcelarlo, a restarle libertad; sus propios personajes se rebelan y hacen lo que les apetece... no lo que a él le gustaría que hicieran. En ello reside la solidez de una novela, por una parte, y su debilidad, por otra.

FIN
Phillip K. Dick


Fragmento del prólogo de Doce Cuentos Peregrinos
De Gabriel García Marquez.

“El esfuerzo de escribir un cuento corto es tan intenso como empezar una novela. Pues en el primer párrafo de una novela hay que definir todo: estructura, tono, estilo, ritmo, longitud, y a veces hasta el carácter de algún personaje. Lo demás es el placer de escribir, el más íntimo y solitario que pueda imaginarse, y si uno no se queda corrigiendo el libro por el resto de la vida es porque el mismo rigor de hierro que hace falta para empezarlo se impone para terminarlo. El cuento, en cambio, no tiene principio ni fin: fragua o no fragua. Y si no fragua, la experiencia propia y la ajena enseñan que en la mayoría de las veces es más saludable empezarlo de nuevo por otro camino, o tirarlo a la basura. Alguien que no recuerdo lo dijo bien con una frase de consolación: «Un buen escritor se aprecia mejor por lo que rompe que por lo que publica». Es cierto que no rompí los borradores y las notas, pero hice algo peor: los eché al olvido”.